NANCY, HISTORIAS DE SIEMPRE
Arien y Elanor.

Con la ilusión del primer día que llegaron nuestras nancys creamos este blog. Con él queremos compartir nuestros recuerdos y experiencias en el fascinante mundo de la infancia, lleno de magia, que recibimos de nuestros padres, dos seres maravillosos. Su amor y buen hacer hicieron posible que la felicidad de aquellos años perdure hasta nuestro presente, dejándonos así un valioso legado para transmitir a nuestros hijos...


BIENVENIDOS

Seguidores

PINCHAR EN LA FOTO

PINCHAR EN LA FOTO
Hay muchas formas de ayudar a los GATOS EN ADOPCIÓN, DIFUNDIR POR INTERNET es una de ellas. También puedes llevar mantas, cuencos y cualquier cosa que puedan necesitar a tu refugio de animales más cercano.

¿POR QUÉ SE HACEN ESTAS COSAS?

¿POR QUÉ SE HACEN ESTAS COSAS?
YO TAMPOCO ENTIENDO COMO SE PUEDE ABANDONAR A UNA CRIATURA

ADOPTAR

ADOPTA UN GATO NEGRO ¡¡¡TE DARÁ SUERTE!!!

domingo, 23 de septiembre de 2012

VALENTINA


ARIEN

     Hacía tiempo que quería tener una pecosa y además una rubia de cabellos dorados, pues por fin las tengo, las dos en una, estoy muy contenta porque más bonita no puede ser.
     La he vestido con el "Otoño Loco", cada vez que me acordaba de mi muñeca de la infancia, este traje era una de las primeras imagenes que me venía, y no me he podido resistir a traerlo una vez más a una entrada.
     Valentina, que así es como la he llamado, nos adentrará por los dorados y rojizos caminos del otoño através de una leyenda.




EL INDIO Y EL OTOÑO.
   
     Cuentan que en un país muy lejano vivió hace tiempo un indio errante.
    Siempre estaba viajando y cuando regresaba las gentes se alegraban de  los cuentos y noticias que les traía. Les contaba de rios caudalosos llenos de enormes peces, de selvas vírgenes, de montañas y pampas.    
    Todos escuchaban complacidos y creían todo lo que el indio les relataba; sin embargo un día toda la confianza que en él tenían desaparecio. Fue cuando les contó que en las lejanas tierras del norte, de clima mas suave, las hojas de los árboles no siempre eran verdes, que en un tiempo dado, se teñían de colores anaranjados y amarillentos, y la tierra parecía cubierta de una capa de herrumbre.




     Después de un tiempo llegaba la nieve y la lluvia hasta que las ramas volvían a nacer nuevas, fuertes y de un verde radiante.
     Así año tras año y durante largos días el frío reinaba en aquel lugar. ¿Cómo podrían creerle cuando les hablaba de esa extraña estación llamada “Otoño”?
     - Jura por tu honor que nos traerás el otoño – pidieron-. Y el Indio Errante dio su palabra.
    Pasaron los días, los meses y los años, viajó por todas partes, a todas las personas que encontraba le preguntaba como podría llevar el otoño a su tribu pero nadie en ningún lugar pudo darle una respuesta.



     Su pelo poco a poco se encaneció; su edad y su fatíga volvieron lentos sus pasos. Sin embargo, el siempre tenía presente su promesa.
     Un día, hacia final del verano, llegó a un lugar que incluso para él era desconocido. La hierba no crecía y no se oía el canto de los pájaros, no había nada más que una pila de enormes rocas amarillentas que señalaba el inicio de un sendero estrecho. Siguió el camino hasta llegar a una gruta, allí sentado en una silla hecha de piedras encontró un gigante vestido con pieles, en sus manos jugueteaba con una pipa de hielo.





     -Debería castigarte por venir a este lugar -dijo de mal talante-. Yo soy el Gran Señor del frió. Sé lo que estas buscando, solo yo puedo conseguirlo, pero si quieres que te ayúde, tendrás que contestar a una pregunta, cuya respuesta deberá agradarme. El indio aceptó.
     El enorme ser inclinó su cabeza diciendole así:- si te doy a elegir entre una pócima para rejuvenecerte y la del otoño, ¿cual sería tu elección? …… - La del Otoño, dijo sin dudar, pues mi honor se encuentra en juego y no defraudaré a los míos-
     El gigante quedó en silencio y con solemne semblante le dijo:
     - Ponte en marcha lo mas rápido posible. No muy lejos de aquí, entre las montañas, camino de donde se encuentran los tuyos, hallarás una gran piedra; bajo ella nace el manantial del otoño. Lo único que debes hacer es beber un sorbo se agua….Y ahora ¡vete!





     El indio se alejó a toda prisa; no había tiempo que perder. En el horizonte ya se empezaban a agrupar oscuras nubes y el silbido del viento, que arreciaba su rostro, ya se dejaba oír.
     No tardó en encontrar el lugar, reuniendo sus escasas fuerzas consigió apartar la piedra: de allí nacía un agua limpida y rojiza.
Pero las nubes se acercaban y embravecía la mar levantando olas como montañas.





     El indio arrodillándose ante el manantial, bebió su agua lentamente.
Cuando se puso en pie fue incapaz de dar un paso. Poco a poco sus pies se hundían en la tierra formando raíces que avanzaban rodeando el lugar, vió como sus brazos lentamente se estiraban hacia el cielo transformandose en nudosas y endurecidas ramas de las que comenzaban a nacer pequeñas hojas….

     A la mañana siguiente muy cerca de las tipis de su tribu, encontraron un enorme árbol de hojas rojizas, billantes como rubíes.
     - Nuestro hermano, el indio errante, cumplió su promesa y nos a traído el otoño-
     Al pronunciarse estas palabras todas las hojas cayeron, posandose sobre las manos de las gentes.





Espero que os haya gustado y que tengais un buen inicio de temporada.
Abrazos.
ARIEN.

Fotos y montaje: Arien, y el dibujo es de mi hijo. 

Vestuario: "Otoño loco"  original de Famosa (el mío de peque, heredado de mi hermana)









viernes, 7 de septiembre de 2012

EL FIN DE LAS VACACIONES

ARIEN
 
     -¡Que cortas se hacen!, y eso que no he querido pensar en que dia vivía  para no darme cuenta de lo que quedaba, pero ni por esas.     
     -Desde luego Diana, que razón tienes.




     -Bueno, miremoslo por el lado bueno...
     -Pero que lado bueno, no tiene ninguno, la interrumpió su hermana, ¡socorrooooo! no quiero volver.
     -Anda dejemonos de quejas y vamonos a la piscina, le contesto Ariel.




     Se quedaron en remojo cual alubias, e igual de arrugadas que ellas.
     -Diana venga, vamonos al sol, o nos tendremos que hacer la cirugia estetica.




     Cuando salieron, además de no dejar de untarse crema no pararon, con disimulo, de vigilar a un morenazo, que habían conocido la noche anterior.
     -¡Que coraje! ya podíamos a haberlo encontrado antes.
     -Diana es que llegó ayer, o eso quise entenderle porque la música no me dejaba escucharle bien.
     -Con lo que nos hubiéramos divertido con él...
     -¿No te ha parecido suficiente con la que le has liado al pelirrojo? le dijo Ariel.





     -¡Comooo! pero bueno, a mi me parece que tu tuvistes mucho que ver en eso, pues anda que no le tenías mareao.
     -Diana, mira, estan entrando los dos en el bar, ¿no te parece que ya nos ha dado mucho el sol?.
     -Pues sí, ¿que vas a tomar tú? ¿un moreno con hielo, o un mojito con pelirrojo?
     -Me parece que va ser un pelirrojo bien azucarado, le contesto Ariel.

Y sin pensarselo dos veces se metieron en el bar de la piscina, un rincón muy agradable rodeado de grandes cortinajes que flotaban al son del viento, entre cómodos sofás y candelabros de forja.




     Comenzaba a caer la tarde cuando se despidieron de ellos, después de intercambiar coreos electrónicos, números de moviles etc, etc... concretaron una hora para quedar a cenar.
     -Bueno esta noche no pienso dormir, para eso es la despedida,
     -Pues antes habrá que hacer las maletas, ¡venga vamos! tenemos poco tiempo y tu sueles ser  lenta Diana.


 

     Como pudo la fue empujando hasta la habitación, pues no dejaba de enredarse con lo que iba hacer y lo que se iba a poner. Ya sentia que echaba de menos ese lugar, el olor de la brisa y los calidos susurros de sus gentes a la caída del sol, cuando encienden multitud de velitas al borde del mar.




Hasta otra historia.

Fotos de las gemelas: RO.
Montaje e historia: ARIEN.

ELANOR


Como lo prometido es deuda, Anabella habló con su abuela Ángela para ir a pasar una semanita a la casa del campo, como colofón al verano, por supuesto la idea de tener a tanta niña por allí le gustaba, pues le encantan las visitas. La advertencia...-No cargueís con mucho equipaje, ropa cómoda para los paseos por el bosque, de baño y si acaso algo mono para bajar al pueblo, pues estamos de celebraciones...
Dicho y hecho una vez todo concretado se plantaron allí...y sorpresa ¡menuda piscina tiene la abuela Ángela...que calladito se lo tenía Anabella.




Ainoa -Que agusto se está aquí...
Solo salía de la piscina para tomar el sol, comer y algunas noches se ponía en la tumbona a contemplar las estrellas.




Melisa y Katrina son más de sombra...y de darle a la sin hueso...jejeje
Katrina -¿donde estarán metidas las demás? hace rato que no las veo.
Melisa -Seguro que están con lo de la fiesta sorpresa para Ángela.
Katrina -Si tenemos todo preparado...¡lo que estarán haciendo es elegir lo que se van a poner sin contar con nosotras!...
Melisa -Bueno no hemos traído mucho que digamos, yo no me preocuparia, no es para tanto...




No andaba Katrina muy descaminada, en la habitación había trajes y complementos por todas partes...y tanto que se estaban provando la ropa...

Jennie - Anabella te has acordado del ramo para tu abuela.
Anabella -Si, ya sabes que aquí no hay floristería, mientras Pili esperaba para recoger el pedido de la empanada y los dulces en el "Horno de Carmela" yo me llegué al vivero de la Tia Sebastiana, nos ha prearado un cesto floral precioso.
Pili -Y quien lo va a traer, tiene que ser a la hora convenida y con la nota que le indica que la esperan en el jardín, si lo hacenmos una de nosotras no la sorprenderemos.
Anabella - No te preocupes, está todo arreglado lo hará Andrés, un sobrino que ha venido a pasar con ella unos días y de paso le echa una mano...es de guapo...me ha dado su teléfono para que quedemos con él y algunos amigos suyos del pueblo.
Jennie - Eso, y tu sin contar nada... graciosilla a ver que más te has guardado, ahora vamos a darnos un último chapuzon antes de que se haga tarde y nos pongamos con lo de la fiesta, hay que recordarle a Melisa que tiene que enredar a Ángela y mantenerla ocupada para que no nos pille.



 
La siguiente foto se la hicieron en los primeros días para mandarla enmarcar y junto con las flores fuera un regalo de agradecimiento por haberlas cuidado tambien, y que así no se olvide de ellas.


 


Llegó el momento y se pusieron manos a la obra, querian que nada les fallara...la pobre Melisa estaba agotada procurando despistar a la abuela que pareciera que el olfato le decia que algo estaba pasando...
Anabella - Melisa "levanta el culo" que ya queda poco...





Y por fin todo listo...ya solo quedaba que tocaran el tímbre y que le entregaran las flores con la nota y Ángela las fuera a buscar al jardín...
La celebración fue todo un éxito, se emociono mucho cuando le regalaron la foto y les hizo prometer que volverian siempre que los estudios se lo permitieran, que ella estaría deseosa de volverlas a recibir.
Como no era muy tarde les propuso que bajaran juntas al pueblo, pero Anabella se acordó de Andrés y le pregunto a su abuela si podía llamarle para que viniera con sus amigos y así continuar la fiesta, Ángela dijo que si...y fue genial.

Hasta otro ratito.

Besos y abrazos de Elanor y Arien.

Vestuario: CASA ELANOR.
Montaje: ARIEN.