NANCY, HISTORIAS DE SIEMPRE
Arien y Elanor.

Con la ilusión del primer día que llegaron nuestras nancys creamos este blog. Con él queremos compartir nuestros recuerdos y experiencias en el fascinante mundo de la infancia, lleno de magia, que recibimos de nuestros padres, dos seres maravillosos. Su amor y buen hacer hicieron posible que la felicidad de aquellos años perdure hasta nuestro presente, dejándonos así un valioso legado para transmitir a nuestros hijos...


BIENVENIDOS

Seguidores

PINCHAR EN LA FOTO

PINCHAR EN LA FOTO
Hay muchas formas de ayudar a los GATOS EN ADOPCIÓN, DIFUNDIR POR INTERNET es una de ellas. También puedes llevar mantas, cuencos y cualquier cosa que puedan necesitar a tu refugio de animales más cercano.

¿POR QUÉ SE HACEN ESTAS COSAS?

¿POR QUÉ SE HACEN ESTAS COSAS?
YO TAMPOCO ENTIENDO COMO SE PUEDE ABANDONAR A UNA CRIATURA

ADOPTAR

ADOPTA UN GATO NEGRO ¡¡¡TE DARÁ SUERTE!!!

lunes, 1 de agosto de 2016

EL VERANO

ARIEN

      Para mí el verano...

      Tiene un nombre de mes por excelencia...Agosto.


      Tiene olores... a bronceador, y al  agua derramada en la acera, para refrescar del enorme calor que se expande por todos los rincones.


       Tiene sabores.... a gazpacho fresquito de mi madre, con tropezones de pepino, al pie de los barrotes de mi terraza.  A helado de chocolate, a albaricoques, a enormes rodajas de sandía y melones.
        Tiene comidas.... pescaito frito, arroz con mejillones y almejas. a tortilla de papas.


        Tiene lugares... serpenteantes calles estrechas, cubiertas por toldos entre las azoteas, fuentes de alabastro,  paredes de ladrillos de color caramelo salpicadas de verdes enredaderas. Mi habitación de la infancia y media vida, llena de una inmensa luz que estallaba entre sus paredes, haciéndola resplandecer , engrandecer y parar el tiempo.


        Tiene colores...el blanco de sábanas ondeando al viento, recortadas por un increíble cielo azul, el dorado del sol sobre las hojas de los árboles o el nácar sobre las olas del mar.


         Tiene momentos... tardes interminables de increíbles ensueños, paseos por el campo, noches de cines de verano, bailes en la playa , o ver caer las estrellas.


          Tiene recuerdos de juegos... el elástico, el teje, al esconder. al poli-ladrón, a bajarse las muñecas para jugar en el jardín o en el portal.



 

            Tiene música... " The Wind Chimes" quizás porque cuando la escuché por primera vez fue por fechas estivales, no importa en que momento la oiga, me traslada al estío, a los mares del sur,  a la cultura mahorí en  la Isla de Pascua junto con sus gigantéscos mohires, a islotes de corales, a las profundidades del mar, a elevarme y volar...
           El cd lo tengo en casa y nunca había visto el video hasta ahora, veo que no acerté con la estación que me sugiere la música, ya que empieza con el otoño,  que adoro por cierto, ( aunque hay una pequeña  referencia al verano junto con una sorpresa) ni tampoco con la cultura, pero es exótica, maravillosa y lejana al igual que la que yo imaginaba.
           Es una pieza muy hermosa y sugerente, una joya, espero que disfrutéis de ella tanto como yo, o al menos que no os desagrade, que nunca se sabe, ya que en gustos los colores.

           Besos eternos a su compositor... su música siempre me hará soñar.

The Wind of Chimes part I y II, Mike Oldfield.
          

           Y también tiene deseos...el mío, que la globalización que tanto nos acerca sirva para que las culturas de los demás nos sorprendan, aprendiendo a admirarlas y respetarlas, que sirva para  incitar la necesidad de que nada se pierda, para preservar cada rincón de La Tierra, hombre, animal y planta, por que somos un todo.
            Pero que esa globalización no nos haga grises y perdamos nuestras identidades porque  debemos tener claro que TODOS SOMOS IGUALES PERO A LA MISMA VEZ MARAVILLOSAMENTE DIFERENTES.

¡¡¡Por la diversidad!!!

 ¡¡¡Feliz Agosto!!!
        
Abrazos.
ARIEN.


Fotos: ELANOR Y ROCIO ALVAREZ
Vestuario: ELANOR Y FAMOSA
Texto: ARIEN.

    
 

         

viernes, 20 de mayo de 2016

FOBIA

ELANOR
FOBIA


La noche parecía no tener fin, ante sus ojos el reloj goteaba lentamente los minutos. A su lado, Silvia, descansaba plácidamente sin darse la más mínima cuenta de su agonía. La luz que se filtraba por la angosta ventana del dormitorio, dibujaba sobre la pared sombras espectrales…y ese dolor insistente atravesando su mandíbula…martilleando sus sienes. Se levantó sigilosamente, fue hasta el cuarto de baño sin encender las luces, tanteando las paredes…y abrió el armario en busca de algún calmante que fuera efectivo.


-Vuelve a la cama –dijo Silvia desde el dormitorio- deberías intentar relajarte o no te harán ningún efecto. Mañana mismo te sacaré cita con mi dentista.
-No lo necesito. Solo es tensión acumulada.
-De eso nada, si sigues así será peor, mañana irás sin falta.
El resto de la noche la pasó en vela revolviéndose en las sábanas como si una fuerza interior le retorciera.
A medio día Silvia le llamó a la oficina para comunicarle que le había conseguido hora a las cuatro. Apuntó la dirección y pasó la mañana concentrando su atención en el diseño que estaba desarrollando.
Aproximadamente media hora antes se encaminó hacia la consulta. No quedando lejos de su oficina decidió ir dando un paseo. Tocó el timbre y tras la puerta apareció una joven ataviada con un uniforme de enfermera.


-Pase. ¿Tiene hora?
-Si, a las cuatro.
-¿Su nombre?
-Carlos Ruiz.
-Siéntese. Enseguida le atienden.


Lo hizo pasar a una sala y tras ella cerró la puerta. Miro a su alrededor y observo el ambiente séptico del lugar, el mobiliario era sencillo pero cómodo con un montón de revistas para distraerse…lo más chocante era la decoración. Dedicándole una breve atención se podía saber todo lo que se necesitaba sobre los dientes infantiles y de adultos, su higiene, sus enfermedades…algunas de sus exposiciones eran realmente espeluznantes. Intentó distraerse con algunas de las revistas que se encontraban sobre la mesa pero sin conseguirlo. Un sudor frío impregnó sus manos que se adherían incontrolables a las páginas. La tensión que acumulaba en su interior pareció concentrarse en su estómago cuando la puerta se abrió. 



-Carlos Ruiz?
-Sí.
Pase a la consulta nº 5 por el pasillo la segunda puerta a la derecha.
La habitación no era demasiado grande. Se sentó y se vio rodeado de instrumental que se le antojaban apropiados para la tortura.


-Vamos a ver ¿Cuál le duele?
-En la parte inferior derecha…exactamente no sabría decirle.
-Abra la boca…bueno la caries es profunda. Habrá que extraerla, voy anestesiarle, relájese.


Carlos cerró los ojos y los mantuvo así unos minutos. Escuchó como el médico salía cerrando la puerta tras de sí…los abrió y se encontró con el foco de luz directamente en su rostro…empezó a sentirse inquieto, las paredes que le rodeaban habían perdido color y parecían deteriorarse a medida que fijaba la vista en ellas. Los objetos que antes le parecieron tortuosos ahora le resultaban aberrantes…


De repente apareció la enfermera, su aspecto era deprimente, la cara demacrada, pálida y ojerosa contrastaba con su uniforme sucio y descuidado…se  acercó y apoyó sus manos sobre las de él sujetándole fuertemente al sillón…sin darle tiempo a reaccionar sintió que sus brazos y piernas quedaron automáticamente inmovilizados. Ella sonrió con malicia y al hacerlo dejo al descubierto las encías… estas estaban en carne viva como si acabaran de arrancarle los dientes…el pánico le invadió…


No podía creer lo que estaba sucediendo. Intento calmarse…empezó a estirar los dedos buscando el resorte que había hecho saltar los dispositivos que le inmovilizaban. Tenía que estar ahí, en uno de los brazos, era el único lugar al que ella se había acercado…la puerta se abrió con lentitud dejando paso al dentista cuyo aspecto era peor, si es que cabía, que el de su enfermera…sus ojos inyectados en sangre parecían a punto de explotar. La mirada de Carlos se desvió de inmediato al objeto que llevaba en las manos…el tamaño del mismo parecía más adecuado para perforar el acerado de la calle que para utilizarlo en una boca humana.


-¿El paciente está preparado?
-Lo estará en cuanto le inyecte.
Se aproximó a él. En ese instante Carlos alcanzó el resorte e inmediatamente quedó liberado…se agarró firmemente al sillón y con ambas piernas pateo a la enfermera, esta salió catapultada hacia atrás golpeándose contra la pared y clavándose la jeringuilla…antes de reaccionar se vio forcejeando violentamente con el dentista durante un tiempo que le pareció interminable…el trompo estuvo a punto de atravesarle en varias ocasiones. El pequeño espacio en el que se movían hacia que la lucha fuera cada vez más dificultosa...golpeándose una y otra vez el pecho del dentista con los objetos y el mobiliario que contenía…un movimiento brusco y el pecho del dentista quedó atravesado produciendo un ruido estrepitoso…


Carlos sintió como la sangre y restos orgánicos le impactaban en el torso y en la cara…a sus pies quedaba un cuerpo retorcido que aún se movía con espasmos, se miró las manos y estaban ensangrentadas…intentó desesperadamente limpiarse. Quedó paralizado cuando sobre su hombro sintió que se posaba una mano…y una voz dulce y amable que le preguntaba;


-Vamos…¿Qué pasó? ¿ se encuentra bien?
Con temor abrió los ojos y moviendo afirmativamente la cabeza contestó que sí.
-Bueno no ha sido tan horrible ¿verdad? Enjuáguese.
Carlos sin haber salido aún del shock no contestó nada.
-Es una buena pieza, lástima que tuviéramos que extraerla.


Y el dentista la puso frente a sus ojos…ante la visión ennegrecida y sanguinolenta  de la misma, intentó salir de allí a toda prisa…pero no logró alcanzar la puerta…todo se fundió en negro…



Esperamos que os haya gustado…o por lo menos que os hayáis divertido…jejeje…
ESPERO VUESTROS COMENTARIOS, ASÍ SABRE QUE HABEIS PASADO POR AQUÍ…JEJEJE….

RELATO: ELANOR
FOTOS: ELANOR
VESTUARIO: FAMOSA / TALLER DE CASA ELANOR

   

domingo, 10 de abril de 2016

LA NOCHE DEL "PESCAITO"

ELANOR

Ya es Feria de Abril y esta noche llamada la del "Pescaito", pues es la típica cena y que junto con el alumbrado a las doce de la noche, será el pistoletazo de salida para una semana en la que la primavera romperá en un estallido de luz y el color...


Estas dos amigas se han ido temprano para su caseta, no se quieren perder nada de un día tan importante, la feria a pleno día tiene su encanto...la música, el ambiente, los bailes por sevillanas lo inundan todo.



Nada mas entrar se dejan llevar por la música y se ponen a bailar...


No muy lejos de allí un grupo de amigos se reúnen para disfrutar de un gran día...quieren aguantar hasta la noche para estar presente cuando presionen el botón y el Real de la Feria se ilumine con las 237,000 bombillas que ya están preparadas...


Con la alegría y el bullicio se entusiasman y se ponen a bailar en plena calle...por todas partes se ven las casetas a rebosar de de personas, niños y mayores, disfrutando de cada rincón...de cada momento...


Al atardecer, todavía incansables se dirigen a la calle del infierno a disfrutar de los "cacharritos"...


Y tras montarse en las más increíbles atracciones se encaminan, como tantos otros, hacia la portada...


Ya está anocheciendo, las sevillanas, las risas y las palmas no han dejado de sonar a lo largo del día...y aunque algo cansados están impacientes por ver el "alumbrado"...


Al igual que el grupo de amigos, ellas no podían ser menos y abandonaron la comodidad de la caseta para atravesar una multitud de personas y lograr ver el encendido sacándose la ansiada foto ante la portada ya iluminada....


Todos se agrupan para salir con buena cara después de un largo día, casi sin descanso, para llegar hasta esta hora tan especial...y que les queda por hacer a estos dos grupos de amigos?...pues lo tienen muy claro, irse a comer el "pescaito" y así reponer fuerzas para seguir con la magia de la noche...y los siguientes días que están por disfrutar...


Esperamos que hayáis disfrutado con este aperitivo...¡Nos vemos en la Feria!...jejeje...

NARRACIÓN: ELANOR 
FOTOS: ROCÍO
VESTUARIO: EL TALLER DE CASA ELANOR


lunes, 21 de marzo de 2016

LA LEYENDA DE SAKURA

ARIEN
(Relato basado en la leyenda de Sakura)

     Sakura era una hermosa joven japonesa de dulce mirada, que vivía feliz con Makoto, su esposo, en la región de Yoshino, en un pequeño pueblo llamado Hitome Senbon.


     Sakura y Makoto se habían conocido a las pocas semanas de su enlace, pues los padres de ambos acordaron que cuando sus hijos cumplieran la edad de veinte años se casarían para unir a las familias.


     Cierto dia el imperio japonés mando reclutar a los mejores samuráis de todo el país sin importar su edad. Poco tiempo después un enviado de la guardia real llegó a la puerta de la casa, solicitando la presencia de Makoto en el ejercito, por lo que tuvo que ir a la guerra

                          

     Antes de marchar Makoto le regaló a Shakura una simiente de un árbol, era un cerezo, con la promesa de que regresaría antes de que empezara a tener flores.

 

     Todas las mañanas al despertar del sol, salía a pasear, acabando su recorrido junto al árbol. Le gustaba observar sus flores que poco a poco comenzaban a abrigar cada vez más al cerezo.

                                                                              
     Fueron los dias más largos de su vida, se sentía muy sola, las semanas pasaban y se tornaban en meses, y los meses en años, ese desconocido que la tomó por esposa, era el hombre al que amaba con todas sus fuerzas y tanto echaba en falta.


     Aquel amanecer, Sakura aceptó, que Makoto jamás regresaría.  Lentamente se vistió dispuesta a ir una vez más junto al cerezo.
                                           
     La luz dorada  resbalaba  por sus hojas y flores, transformándolas en oro. Ella se dejó abrazar por sus ramas, mientras se aferraba al puñal que atravesó su frágil cuerpo.

                                                          
     A la vez que la tierra se teñía de rojo, Sakura fue entrando en un sueño, en el que el árbol le hablaba y cambiaba de aspecto...
                                           
      -Ya no seré ni blanco ni dorado- le decía
     -Tendré el color de la vida
       y mi flor llevará tu nombre ¡¡¡Sakura!!!
                           
      En aquella época se encontraron muchas esposas de samuráis muertas. Se suicidaban en honor de su marido fallecido en batalla y lo solían hacer a los pies de un cerezo, naciendo la leyenda de que la sangre que absorbía el árbol era la causante del color rosado de sus flores.

                           

Espero que os haya gustado.
Que tengáis un buen inicio de primavera.
Abrazos.

Versión-relato de la leyenda y composición: ARIEN.
Fotos: RO Y ELANOR.
Vestuario: "EL TALLER CASA ELANOR"
Sakura: La preciosa Geisha Mari de RO.



viernes, 26 de febrero de 2016

LA TORRE DE LA MALMUERTA

ESPECIAL 28 DE FEBRERO DIA DE ANDALUCIA

ARIEN

A comienzos del siglo XV un anciano y distinguido caballero del linaje de los Gómez de Figueroa se enamoró de una joven cordobesa que podría haber sido su nieta. Muchos le aconsejaron que se olvidara de la doncella porque no iban a hacer una buena pareja, pero el anciano señor no podía quitársela de la cabeza. Y con buen motivo, pues Clara de Herrera era extraordinariamente bella, noble y caritativa, reuniendo sobradamente todas las virtudes que cualquier marido hubiera deseado para su esposa.


La joven —en contra de lo que todos hubieran esperado— se mostró receptiva a las atenciones del anciano. Finalmente, él se decidió a proponerle matrimonio y ante el asombro de todos ella aceptó. Por las mismas razones que sedujeron a su marido, también era muy admirada por todos los caballeros de la ciudad de Córdoba, muchos de los cuales pensaron que no había resultado tan honrada como parecía, pues supusieron que la razón para casarse con el vejestorio era heredar su extenso patrimonio. Algunos, incluso albergaron la esperanza de llegar a conseguir algún día dos premios de una vez: una mujer extraordinaria y una gran fortuna.
 

Por ello, varios solteros cordobeses aprovechaban cualquier oportunidad para ser atentos con la dama. Su marido, que la solía acompañar en muchas de sus salidas, se daba perfecta cuenta del interés que suscitaba su esposa. Por eso sufría enormemente, aun cuando su mujer no actuara impropiamente. Las continuas atenciones que su esposa recibía de hombres, muchísimo más jóvenes, y la creciente inmovilidad a la que le sometían sus achaques, no hicieron otra cosa que convertir sus sospechas en obsesión. Clara, dándose cuenta del interés que suscitaba entre tantos varones y, consciente de los celos de su marido, se prometió a sí misma hacer todo lo posible para mitigar los sufrimientos de su esposo. Por esta razón limitó drásticamente sus salidas a la calle, reduciéndolas a acudir, junto a su marido, a las ceremonias religiosas y a un reducido número de compromisos sociales.
 
 
Como toda gran señora, una de sus principales actividades era la asistencia a los más necesitados, a los que socorría habitualmente. Dado que había decidido restringir al máximo su presencia pública, decidió dejar de acudir al encuentro de los necesitados. Les dijo a todos que deberían de ser ellos quienes se acercaran a la reja de la casona que el matrimonio tenía en el barrio de Santa Marina. Así pues, a distintas horas del día los necesitados allí acudían a recibir los donativos y las palabras de consuelo que ella les dedicaba.
 
 
Cualquier cosa que Clara hubiera hecho habría resultado baldía ya que su marido se estaba volviendo completamente loco. A tanto llegó que, incluso, creía que los mendigos eran pretendientes disfrazados que se atrevían a cortejar a su esposa en su propia casa. Imaginaba que las lamentaciones de los pobres y las palabras de consuelo de su esposa eran conversaciones de enamorados y confundía la entrega de monedas con caricias de enamorada.
Atormentado y excitado, el anciano decidió visitar a una hechicera para que le aconsejara. Una tarde, después de la siesta, acudió en su busca a la judería cordobesa.
 
 
 Y ella, después de escuchar las sospechas de su cliente, realizó unos rituales y le preparó un bebedizo que le ayudaría a ver la verdad. Tras ingerir la bebida, el viejo entró en trance y tuvo una visión de su esposa yaciendo en la cama con un joven. Muy alterado, se dirigió hacia su casa en busca de su esposa. Al encontrarla, sin mediar palabra, la asestó una puñalada en el cuello y continuó apuñalándola por todo el cuerpo hasta que Clara dejó de existir. El asesino fue prendido por la justicia y encerrado en espera de juicio.
 
 
 
Dado el linaje del acusado, era el propio rey Don Enrique quien tenía la autoridad para juzgarle. Durante el juicio, numerosos testigos de todas las condiciones sociales relataron las virtudes de Clara y la inexistencia de cualquier asomo de duda acerca de su noble y generoso comportamiento. Ante tan abrumadoras evidencias el rey declaró que no había justificación alguna para su muerte por lo que el rey dijo que se escribiera que la mujer había sido “malmuerta” por su esposo. Habiendo quedado probado que el anciano actuó bajo los efectos de un bebedizo y que no era dueño de sus actos fue condenado a estar encerrado a perpetuidad. Además, dadas las características extraordinarias de su esposa, fue condenado a restaurar plenamente su memoria, que debería quedar inmortalizada como una víctima de su injusto esposo.
 
 
El rey le sentenció al viejo Gómez de Figueroa a vender todas sus propiedades, a derribar la casona donde se cometió el asesinato y construir en ese mismo lugar una esbelta torre que se llamaría “de la Malmuerta”. El asesino debería de purgar su pena en la torre hasta la muerte. En cuanto a la hechicera —que era quien había preparado el brebaje que desencadenó la tragedia— fue condenada a morir en la hoguera. La decisión del rey fue muy alabada por el pueblo ya que la torre contribuiría a mejorar las nuevas defensas de la ciudad y la ejecución sería un espectáculo más en la siguiente reunión de la feria de la ciudad con lo que acudirían seguramente más visitantes.

enrique-iii-doliente
 Se edificó, entonces, la torre albarrana (situada extra muros) que ha pervivido a la demolición de las murallas de Córdoba en el siglo XIX. Se cumplió así la sentencia regia de perpetuar para siempre la memoria de la bella y noble Clara Herrera, “La Malmuerta”.
Espero que os haya gustado. Un abrazo.

Y A TODOS LOS ANDALUCES ¡¡¡FELIZ DIA DE ANDALUCÍA!!!
 
COMPOSICIÓN: ARIEN
VESTUARIO: "EL TALLER DE CASA ELANOR" TRAJE DE ÉPOCA.