NANCY, HISTORIAS DE SIEMPRE
Arien y Elanor.

Con la ilusión del primer día que llegaron nuestras nancys creamos este blog. Con él queremos compartir nuestros recuerdos y experiencias en el fascinante mundo de la infancia, lleno de magia, que recibimos de nuestros padres, dos seres maravillosos. Su amor y buen hacer hicieron posible que la felicidad de aquellos años perdure hasta nuestro presente, dejándonos así un valioso legado para transmitir a nuestros hijos...


BIENVENIDOS

Seguidores

PINCHAR EN LA FOTO

PINCHAR EN LA FOTO
Hay muchas formas de ayudar a los GATOS EN ADOPCIÓN, DIFUNDIR POR INTERNET es una de ellas. También puedes llevar mantas, cuencos y cualquier cosa que puedan necesitar a tu refugio de animales más cercano.

¿Porqué el ser humano es así?

¿Porqué el ser humano es así?
YO TAMPOCO COMPRENDO COMO SE PUEDE ABANDONAR A UNA CRIATURA

ADOPTAR

ADOPTA UN GATO NEGRO ¡¡¡TE DARÁ SUERTE!!!

sábado, 28 de septiembre de 2013

LÁGRIMAS DE PORCELANA

ARIEN


     Cuando leí este relato, recordé las muñecas de porcelana de mi madre, siempre me atrajeron pero a la misma vez me resultaban frías y extrañas.

     Esta entrada está dedicada a mi MADRE, la señora de la magia en mi adorada infancia.

     La narración es de Diego A. López , el autor de "El secreto de los cielos", novela que he incluido en la columna del blog.

     Espero que os guste mi elección os dejo con ella.

ABRAZOS Y MUCHÍSIMOS BESOS.

ARIEN.




--Pero sólo es una muñeca ¿no?

La madre levantó los hombros por respuesta

--Ella no ve, ¿verdad? No le duele nada. No puede doler le nada.

--¿Y por qué iba a sufrir?

--No lo sé. Si no fuera una muñeca... Si fuera una niña castigada a ser una muñeca... O una muñeca que es más que una muñeca...

--No te preocupes. No tendría nervios para sentir.

--Sí, ya, pero imagina que lo viera todo.

Se quedaron en silencio. Por un momento aquellos ojos inmóviles parecieron dos puertas azules. Como las de una catedral de agua o las de una muralla de nubes, dos puertas azules y extrañas.


--Imagina que viera que su amita lo pasa mal. Si yo fuera ella lo pasaría mal también, porque no podría hacer nada, y todas las cosas malas seguirían pasando, y mi amita lloraría mucho, y ni siquiera podría abrazarla, y...

La niña suspiró, y en sus ojos brillaba una luz pequeña comparada con la que despedían los de porcelana.

--¿Ha tenido muchas amitas?

--Sí. Me imagino que muchas, si. Es muuuuy antigua. ¿Te gusta?

--No lo sé.

--Te dejaré un ratito para que te lo pienses. Si te gusta la compraré, ¿vale?

Asintió. Los pasos de la madre hicieron crujir la vieja tarima. Su figura se alejó entre relojes de cuco, camafeos barrocos y cajitas de rapé. Costaba moverse entre la multitud de objetos cuya única cosa en común era la etiqueta anudada con el precio.


La niña se quedó sola con la muñeca entre las manos, inspeccionándola a la brumosa luz que le llegaba desde la ventana, cubierta de gotas de lluvia.

Le gustaron los bracitos y piernecitas de porcelana, moldeadas en unas proporciones que concitaban toda la belleza y ternura que su creador pudo reunir. Mientras los movía se preguntó cuántos dedos antes de los suyos los habrían tocado. ¿Habrían sido niñas buenas? ¿Tristes quizá? ¿Qué habrían visto esos ojitos azules? Tuvo que apartar la vista porque se sentía a punto de caer en un mar turquesa.

Se extrañó del tacto de sus ropas. No estaba acostumbrada a la seda. Apenas reparó en un zurcido diminuto, ni en el desgarrón escondido en un plisado de la falda. Pero sí en la mancha del encaje. Sólo un leve oscurecimiento en la tela, logrado a base de muchos lavados, pero que no había querido abandonarla. ¿Qué le pasó? ¿Un poco de chocolate de una fiesta de cumpleaños? ¿Una venganza de una prima envidiosa?
–¿Quién te manchó? --y una vez más se sintió atraída hacia aquellos luceros que parecían querer contarlo todo pero sólo brillaban.


Su boquita de carmín había sido pintada varias veces, pero nunca habían podido recuperar la sonrisa de la primera. Si se curvaba la línea parecía falsa. Si se alargaba, diabólica. Era como si aquel rostro no admitiera otra. Una expresión enigmática, una máscara para guardar secretos. ¿Quién te robó la sonrisa? ¿Quién te abrazó llorando?, se preguntó. Su madre decía que hablaba mucho. No era eso. Necesitaba soltar todo lo que tenía dentro para sentirse bien. Por un momento imaginó que sus labios estuvieran tan sellados como los de la muñeca, y la garganta se le cerró como un puño doloroso.


Aunque parecía imposible, el cielo encapotado quiso abrirse entonces, sólo por un momento. El sol atravesó las gotitas que perlaban el cristal, se descompuso en mil colores y bailó sobre los ojitos de porcelana. La niña se perdió en sus reflejos, las puertas azules se abrieron y cayó en el mar turquesa. Quizás fuera su imaginación, o quizá no, pero por su mente pasaron mil sucesos de otras vidas que quizá fueron, o quizá no.



Por unos segundos, todo quedó inmóvil en el desván, hasta el punto de que si no fuera por el

tamaño sería difícil decir quién era la muñeca y quién la niña, y si acaso el tiempo estaba pasando. Más bien nada parecía real. Lo único que podría decirse que verdaderamente existía, era una mirada. La mirada líquida de un pedacito de porcelana.

Una lágrima brilló en el aire para caer desde la niña sobre el ojito azul.

Y así, al fin , por primera vez, tras muchos, demasiados, años, la muñeca pudo llorar.

HISTORIA:  Diego A. López

MUÑECA: De la colección de muñecas de nuestra madre.

REALIZACIÓN: Arien.

13 comentarios:

  1. qué bonita historia. las muñecas han visto muchas cosas, si pudieran hablar y contarlas... de las muñecas de porcelana que he visto, ésa es una de las más bonitas. fíjate que me recuerda a tu hermana elanor en la forma de la cara, el pelo ondulado semilargo...
    has elegido una decoración muy clásica (que a mí es la que más me gusta) para ilustrar la historia: el reloj, la lámpara, la chimenea, al banco... nos transportan a otra época.
    preciosa entrada, y además un emotivo homenaje a vuestra madre.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también es la decoración que más me gusta precisamente por lo que dices, evocan a otros tiempos e invitan a imaginar mil cosas. El reloj con los candelabros son de mis padres, han estado ahí desde siempre y he echado muchas tardes jugando con mis figuritas entre ellos.
      Tanto a mi madre como a mi padre podría pasarme la vida echándoles flores y me quedaría corta.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. Ufff que de significados pueden tener estas palabras, Gracias por escribir esta historia
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a tí por leerla.
      Abrazos.

      Eliminar
  3. gracias solo eso GRACIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí por venir a dar una vuelta por nuestro blog.
      Abrazos.

      Eliminar
  4. Hola: una historia preciosa con ese símil de la lágrima de la niña en el ojo de la muñeca de porcelana. Diego hace una historia dialogada muy tierna. De pequeña mi abuela tenía una colección de muñecas de porcelana y me daban miedo... hoy en día me dá pena no conservarlas. Las fotos son muy expresivas y la muñeca de tu madre es preciosa y está muy bien cuidada. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasaba igual que a tí con las muñecas de porcelana, pero ahora las encuentro bonitas, frías pero bonitas al menos las de mi madre.
      Abrazos.

      Eliminar
  5. Qué ojos! parece que quieren decirnos algo!
    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en verdad nos dicen muchas cosas, todas aquellas que podamos imaginar..
      Abrazos.

      Eliminar
  6. Preciosa historia, me encanta esta entrada. Es muy emotiva y sensible. Nos hace evadir.... precioso!

    Las muñecas de porcelana siempre me gustarón mucho. En general desde pequeña todas las muñecas me gustaron, pero al contrario que a muchas niñas (que decían que les daban miedo las muñecas de porcelada, y de hecho no las querían ver ni en pintura) a mí me encantaban, me fascinaban. De hecho tengo una preciosa, a la que le dedicaré una entrada algún día.

    ResponderEliminar
  7. Me alegro que te haya gustado, a mí me gustaría ver tu muñeca de porcelana. Con este tipo de muñecas, como en la infancia, me sigo debatiendo entre la atracción y el "yuyu" es una mezcla a partes iguales.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Hola a las dos
    Como siempre vuestras historias me encantan, ya lo sabéis.
    Tengo que deciros que a mí las muñecas de porcelana me han dado un poco de miedo siempre, pero ésta la veo diferente puede ser por sus ojos, o tal vez la historia me ha hecho verla de otra manera...
    Un beso para las dos, aunque ya debo decir para las tres, porque a la pequeña Piluka ya la he incluido en mi grupo de amigas.

    ResponderEliminar