NANCY, HISTORIAS DE SIEMPRE
Arien y Elanor.

Con la ilusión del primer día que llegaron nuestras nancys creamos este blog. Con él queremos compartir nuestros recuerdos y experiencias en el fascinante mundo de la infancia, lleno de magia, que recibimos de nuestros padres, dos seres maravillosos. Su amor y buen hacer hicieron posible que la felicidad de aquellos años perdure hasta nuestro presente, dejándonos así un valioso legado para transmitir a nuestros hijos...


BIENVENIDOS

Seguidores

PINCHAR EN LA FOTO

PINCHAR EN LA FOTO
Hay muchas formas de ayudar a los GATOS EN ADOPCIÓN, DIFUNDIR POR INTERNET es una de ellas. También puedes llevar mantas, cuencos y cualquier cosa que puedan necesitar a tu refugio de animales más cercano.

¿Porqué el ser humano es así?

¿Porqué el ser humano es así?
YO TAMPOCO COMPRENDO COMO SE PUEDE ABANDONAR A UNA CRIATURA

ADOPTAR

ADOPTA UN GATO NEGRO ¡¡¡TE DARÁ SUERTE!!!

martes, 31 de octubre de 2017

NOCHE DE DIFUNTOS EN FAMILIA

              NOCHE DE DIFUNTOS EN FAMILIA
DEDICADO A LA MEMORIA DE NUESTROS PADRES”
ELANOR Y ARIEN

Ya se acerca una de las noches mas misteriosas del año y mirando al pasado hemos recordado una extraña historia que nos relató mi madre cuando éramos pequeñas y que nosotras hemos contado a los nuestros. No conocemos su origen y al comentarla, ahora que somos mayores, nos parece algo “macabra”, así que hemos decidido contárosla.

La introducción no tiene nada que ver con la historia, ya que mi madre nos reunía en el sofá rodeándonos amorosamente entre sus brazos y tan solo con la luz de un flexo, pero ellos serán el marco perfecto para iniciarla...

Habiéndose reunido un grupo de amigos para pasar la noche de difuntos juntos y sin intención de disfrazarse, como otros años, tomaron la decisión de hacerlo en la casa de campo de los abuelos de Marisa, ya que iba a estar vacía y su mobiliario antiguo a los jóvenes se les antojaba el escenario ideal para pasar la noche en vela contando historias y darse un atracón de chuches y de dulces típicos de estas fechas, como los “huesos de santos”.....y como no castañas, quien puede resistirse a asarlas al fuego de la chimenea?...

La anfitriona empezó a relatar su historia tal y como antes se la habían contado a ella:

Siendo una noche como esta y habiendo enterrado a su difunto marido, tras una penosa y larga enfermedad, María se encontraba en su casa junto a su hija, solas y desamparadas ya que con la muerte de este se habían quedado sumidas en la más absoluta miseria. Tal era el grado de necesidad en el que se encontraban que no tenía absolutamente nada que poner de cena a su pequeña...
viéndose en tan terrible tesitura tomo una decisión, que a ojos de cualquiera solo alguien que estuviera bajo el influjo de la locura podría llevar a cabo...

Habiendo oscurecido, se dirigieron de nuevo al cementerio, llego ante la tumba, con la tierra aun reciente y sin lápida de su marido, y se puso a escarbar con sus propias manos...levanto la tapa del ataúd...y con el cuchillo de cocina que traía de su casa abrió el vientre de su difunto esposo y extrajo todas las asaduras de este...

Volviendo a dejar todo como estaba regresarón a su casa y como si todo fuera de lo más normal las preparó para la cena, la pequeña agotada por el triste y largo día se quedo dormida en los brazos de su madre ...

Dando las doce campanadas de la media noche la niña se despertó al oír una lejana y extraña voz que decía...
- ¡María dame la asadurita que me quitaste de mi barriguita!
La niña le pregunto a su madre;
  • ¡Hay mamita mía, mía, mía ! ¿quien será? - y la madre le decía;
  • Duérmete paloma mía, mía, mía que ya se ira. -a lo que la voz respondía;
  • ¡Que no me voy, que saliendo del cementerio estoy!

    Y como si de una letanía se tratara, la voz repetía...¡María dame la asadurita que me quitaste de mi barriguita! Y la pequeña volvía a preguntar...
  • ¡Hay mamita mía, mía, mía! ¿quien será?
  • Duérmete paloma mía, mía, mía , que ya se ira.
  • ¡Que no me voy, que en tu calle estoy!...

  • ¡María dame la asadurita que me quitaste de mi barriguita!...
  • ¡Hay mamita mía, mía, mía! ¿quien será?
  • Duérmete paloma mía, mía, mía que ya se ira.
  • ¡Que no me voy, que en el portal estoy!...

  • ¡María dame la asadurita que me quitaste de mi barriguita!...
  • ¡Hay mamita mía, mía, mía! ¿quien será?
  • Duérmete paloma mía, mía, mía que ya se ira.
  • ¡Que no me voy, que en la casa estoy!...

  • ¡María dame la asadurita que me quitaste de mi barriguita!...
  • ¡Hay mamita mía, mía, mía! ¿quien será?
  • Duérmete paloma mía, mía, mía que ya se ira.
  • ¡Que no me voy, que en el dormitorio estoy!...

  • ¡María dame la asadurita que me quitaste de mi barriguita!...
  • ¡Hay mamita mía, mía, mía! ¿quien será?
  • Duérmete paloma mía, mía, mía que ya se ira.
  • ¡Que no me voy, QUE AGARRANDOTE LOS PELOS ESTOY!
Y mientras los compañeros estaban absortos en el relato, Marisa se había situado detrás de dos de ellos y sorprendiéndolos puso fin a su relato...

Después del susto se repartieron chucherías para recuperarse antes de pasar al siguiente relato...


Esperamos que el “susto” haya sido de vuestro agrado y os deseamos una feliz y aterradora “NOCHE DE DIFUNTOS”
Esperamos vuestros comentarios.

RELATO: ELANOR
FOTOS: ROCIO ÁLVAREZ Y ELANOR
VESTUARIO: FAMOSA Y PARTICULARES



4 comentarios:

  1. sí que es un poco triste la historia, pero el final recitado en verso le quita un poco de dramatismo.
    me encanta cómo la has escenificado. es un divertido plan juntarse para contar historias. con la ambientación adecuada pueden dar miedo de verdad, que de eso se trata. :)
    la penúltima foto, en la que la narradora les tira del pelo y ellos levantan los brazos del susto, está muy lograda.
    besos y feliz noche!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Vaya susto!...chicas que historia más tetrica, aunque lo mejor es como se mantiene la emoción hasta el final.
    Bonita puesta en escena.
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Bueno , como ya sabes a mí también me gusta poner en escena a nuestros amigurimis, por tanto, es un estupendo post. Y la historia propia del día. Un besote.

    ResponderEliminar